miércoles, 1 de junio de 2011

Haiku 47.


cebada crecida -
no se ven las piernas
del campesino

2 comentarios:

  1. y así la naturaleza sigue su curso
    ¡precioso!

    saludos,
    Verónica

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario, Verónica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar